Dossier 2: La buena vecindad de los múltiples fragmentos del cine latinoamericano

Coordinadoras: Andréa C. Scansani  (Universidad Federal de Santa Catarina) y Yanet Aguilera Viruéz Franklin de Matos (Universidad Federal de São Paulo)

Presentación:

El presente monográfico surge como resultado de los debates políticos/estéticos propuestos en los Coloquios de Cine y Arte de América Latina (COCAAL). Un monográfico organizado desde Brasil, que pueda manifestar, en parte, sin descuidar textos y películas de otras regiones de América Latina, los pensamientos forjados en este país. Consideramos que las nociones políticas/estéticas son partes fundamentales de cualquier película y que en el cine de América Latina ellas son aún más urgentes. La política/estética no es un tema: es un enfoque que nos permite buscar y colocar en nuestras películas aquello que nos concierne y que está en nuestras vivencias más íntimas y colectivas. La historia ya nos enseñó que el investigador de cualquier área siempre coloca en sus análisis lo que le interesa, y que la neutralidad es apenas un epíteto colonial impuesto para callarnos. Las investigaciones, que imponen un diálogo intenso entre lo que se estudia y el estudioso, son fundamentalmente políticas y estéticas, porque esta relación, como cualquier otra, es de poder y está siempre inscrita dentro de una forma. Esa perspectiva nos aparta un poco de las clasificaciones tradicionales – documentales, ficciones, ensayos, archivos, historias, formalismos, etc. No queremos categorizar, deseamos aproximar, en el sentido de la buena vecindad, o sea, juntar aquello que nos une en nuestra experiencia histórica que, como ya sabemos hace mucho tiempo, está hecha de retazos que difícilmente formarán un todo cohesivo. Toda película es, en cierto sentido, una falsa colcha: no hay montaje que oculte los fragmentos. Y nuestro cine, un espejo poderoso, nos devuelve reflejos que muestran que somos sobras dispersas y contradictorias, que se debaten violentamente. Caminamos como ciegos apenas aferrados al fragmento, los que nos trae mucho desconsuelo y dolor, pero que también puede permitir que emparejemos los despojos de manera inusitada.

Apropiarnos del fragmento es una forma de despojarse de la falsa idea de que América Latina, su cine, su arte pueden ser pensados como un organismo monolítico. Nuestros fragmentos, engendrados por una historia común, son disímiles, discordantes y albergan contradicciones internas razonablemente complejas. Al mismo tiempo, los parches multifacéticos que nos configuran son nuestra gran fortuna, nuestra fuerza múltiple, nuestra diversidad creativa que resiste al desvanecimiento de los análisis que agrupan nuestras artes en moldes que no nos calzan. Considerar el fragmento como concepto principal del monográfico es tanto respetar nuestra historia hecha de silencios y invisibilidades cuanto pensar en nuestra capacidad de que nuestro trabajo nos devuelva imágenes y discursos de nosotros mismos que de hecho nos afecten.

 

Descriptores:

Buscamos textos que correspondan a una o más de las sugerencias indicadas a continuación, y que tengan como referencia el audiovisual -y las artes relacionadas con él-, en América Latina. La lista que se presenta no agota las posibilidades de desarrollo de propuestas, sino introduce una orientación:

  • El plano como fragmento fundacional del cine;
  • Modos cinematográficos que escapan a categorizaciones;
  • Perspectivas transculturales;
  • Cosmogonías de los pueblos y desafíos estético-formales;
  • Archivos audiovisuales latinoamericanos;
  • Cines fuera de los grandes centros urbanos;
  • Persistencia de las invisibilidades regionales;
  • Filmografías y artistas olvidados por la historia;
  • Miradas sobre/junto a realidades particulares.